Prades perdió la perspectiva de la realidad

Por: Juan Ignacio Paradiso

A su regreso, Prades en una suerte de delirio místico, creyendo ser un Dios mitológico expresó: “vuelve la magia, vuelve la gloria”. Seguramente ahora el intendente cree tener poderes mágicos como los niños.-

Lo cierto es que, existe una patología que lo lleva a perder la perspectiva de la realidad. La relación entre la estupidez y su vanidad hambrienta, sólo remarcará aún más su despotismo. Con extrema arrogancia, volvió creyendo ser una mezcla entre el personaje televisivo El Mago sin Dientes y un profeta ungido de poderes celestiales.-

Esa patología lleva al intendente a presentar un proyecto incomprensible, si tomamos en cuenta la precariedad y ausencia de obras en los barrios. Pretende presentar un proyecto a Nación exclusivamente para la zona céntrica de la ciudad: especialmente sobre la Av. Independencia y posiblemente Av. San Martín (como ya hizo en 2016 -malgastando materiales- con el reasfalto innecesario en esas arterias y olvidándose de los barrios), en dicho proyecto pretende hacer: veredas uniformes, soterramiento de cables, semaforización, señaléticas y por último iluminación en la costanera donde está precisamente lleno de postes luminosos (incongruencia al extremo).-

Nadie se asombra ni se sorprende ya ante la falta de previsión del intendente y su egoísmo por mejorar la calidad de vida de los caletenses.-

Para éste intendente es más importante sacarse una foto y decir que hizo alguna obra, donde por paseo, trámites o compra la verían casi todos los vecinos en el centro,  en vez de hacerlas donde realmente se precisan, ejemplo: en los barrios !. Obviamente, su idea es no hacerlo, ya que, en un barrio específico, no estaría visible para todos los vecinos y no sería publicidad  para levantar su pésima imagen y gestión.-

Recordemos que de hacer la obra en el centro, no lo será gracias a su gestión o recursos propios (cae de maduro eso), sino que serán con fondos del Estado Nacional, a los cuales incomprensiblemente, el intendente pretendía hacerle juicio meses atrás.-

Tiene pensado gastar decenas de millones de pesos únicamente para la Avenida Independencia y quizás Av. San Martin. Y entonces, cabe un interrogante que se hacen los ciudadanos ¿y los barrios?, obviamente una vez más, serán olvidados y los vecinos de los barrios de Caleta Olivia, seguirán con sus calles de tierra, con ausencia de iluminación y a falta de asfalto sin veredas.-

Lea también:   Facundo Prades: “quieren instalar el caos en la ciudad”

Lo que pretende Prades es algo similar a lo que hizo Cotillo en su gestión como intendente, cuando amplio la Av. Independencia, primero asfaltó, luego retiró partes de la plazoleta y finalmente volvió a asfaltar lo que ya había asfaltado…

Habiendo tantos espacios para mejorar, más específicamente en los barrios, no tiene mejor idea el intendente que gastar esos fondos en unas pocas cuadras de la avenida principal. En 2019 finaliza su mandato y dejará postergados a los barrios, olvidándose de los vecinos, incluso de aquellos que, le han brindado su voto de confianza en 2015, que dicho sea de paso, ya se están dando cuenta del fraude que terminó siendo.-

Quiero imaginar que desde las Uniones Vecinales plantearán el tema  ante el intendente, habida cuenta que ellos “representan” a los vecinos en sus respectivos barrios y éste asunto les toca de lleno.-

Desde la Grecia Antigua, Hipócrates hacía referencia a procesos inadecuados, afirmando que la conducta anormal del hombre se debía a desequilibrios del comportamiento y que, sus procesos inadecuados devenían en un cambio de temperamento. Avanzando más, ya se refería enfermedades mentales.-

Hay mucho por hacer en Caleta Olivia, y no saldremos del pozo en el cual nos está hundiendo cada vez más profundo el intendente, y mucho menos lo haremos, con proyectos que sólo serán para despilfarrar fondos y obtener una fotografía en los medios.-

Lo expuesto, me lleva a recordar una fracción del rollo de Qumrán de la antigua comunidad Esenia en Palestina que expresa: “El ciego guía a los ciegos en el oscuro sendero y al final se precipitan todos en la fosa”. Confío en que los caletenses abran sus ojos y adviertan hacia donde los está encaminando el intendente.