ADOSAC: El gobierno entiende a las Paritarias como un espacio vacío que ellos pueden llenar con órdenes y “gestos” pero sin soluciones

ADOSAC, desde un lugar conciliador y negociador, ha concurrido una vez más a la reunión Paritaria convocada por la provincia, sin embargo, debemos decir que, lejos de encontrarnos con un gobierno decidido a promover un acuerdo y buscar soluciones definitivas a los problemas de la Educación en Santa Cruz, chocamos con el discurso demagógico, la mentira y el autoritarismo de quienes ejercen hoy el poder, pero no saben cómo administrarlo.

Con mucha preocupación debemos decir que la Paritaria convocada por el CPE, es una Conciliación Obligatoria encubierta, toda vez que para iniciar cualquier tipo de negociación, los paritarios del gobierno le exigieron a los gremios docentes el levantamiento de las medidas de fuerza, ni siquiera cuando aún el gobierno no ha depositado el 100% de los salarios del mes de abril del corriente año, entre otras serie de incumplimientos institucionales.

No hay duda, que este gobierno no tiene vocación de resolver la crisis planteada en el sector educativo y lejos de buscar un acercamiento, apuesta al desgaste y la extinción del paro provincial, lo cual para lograrlo, pretende enfrentar a la opinión pública con los docentes, alegando que ellos construyen el espacio de diálogo, pero nuestra intransigencia lo hace inviable, cuando en realidad son ellos quienes carecen de una actitud propositiva, solo buscan la confrontación tratando de poner a la sociedad en contra de los docentes, invirtiendo la carga de las responsabilidades en este largo conflicto abonado, instigado y producido por la inacción e intransigencia del poder político.

Queda clara la intencionalidad que persigue la gobernadora, llamando a Paritarias, sin pauta salarial, manteniendo impagos y atrasados los sueldos docentes, suspendidas las titularizaciones y sin discutir las mínimas condiciones para poner en marcha el ciclo lectivo que corre serio riesgo de perderse por propia impericia política de quienes hoy están en el poder provincial. La única forma de “acordar” que tiene el gobierno es imponiendo agenda y obedeciendo sus caprichos; aceptando sumisamente iniciar las clases sin cobrar salarios e impartiéndolas en escuelas sin baños, sin agua, sin gas o literalmente con la infraestructura destruida por falta de inversión y de vocación para resolver los problemas edilicios. Porque a no equivocarse: si hoy ADOSAC decidiera volver a las aulas, no hay un solo establecimiento en condiciones de albergar a los chicos y los docentes con servicio y seguridad.

Lea también:   Educación comunicó la oferta del Gobierno Nacional

Es decir, que ni siquiera en el tiempo en que transcurre este paro, el Ejecutivo ha sido capaz de realizar el acondicionamiento de los edificios, a pesar de los más de 400 millones de pesos que poseen un  destino educativo y que hoy se encuentran inmovilizados con el único propósito de la especulación política. Podríamos creer, entonces, que esos fondos no han sido invertidos por desidia o que solo son un dibujo en las cuentas del gobierno, pero la plata, en realidad no existe desde hace rato.

Por lo dicho y en vista de la poca predisposición oficial existente para resolver completamente la crisis educativa, ADOSAC decidió en su último Congreso, establecer otras 120 horas de paro y movilización, acudir a la reunión Paritaria convocada por el CPE, pero dejando perfectamente aclarado que este tipo de encuentros son estériles, si la gobernadora no ordena a sus funcionarios a discutir realmente los problemas de la Educación, pretende imponer condiciones unilateralmente e incumple expresamente con sus obligaciones salariales y laborales, como cualquier empleador.