La empresa SPSE nos intoxica


Por: Juan Ignacio Paradiso


Un trabajo de investigación ciudadana llevada a cabo este fin de semana en la zona de Cañadón Quintar y Meseta Espinoza hace caer el relato del Presidente de SPSE (denunciado y procesado por sobreprecios) Lucio Tamburo, el Gerente de Servicios Públicos Juan José Naves, el reciente designado Director regional de zona norte, Ariel Ivovich, encargado del “funcionamiento y distribución de agua para zona norte”, responsables de la red de distribución de agua para Caleta Olivia.

KW Diseño
En la investigación se recorrieron las bombas, los caños, acueducto, by pass, mezcladora de cloro. Toda esta red, se encuentra en un estado deplorable que luego, es enviada a los hogares directamente.-

Ahora bien, estamos en presencia de una gravedad que se encuentra girando y pone en riesgo la salud y vida humana, para los habitantes de la zona norte santacruceña, la realidad y los hechos nos indica que todo aquello que manifiestan los funcionarios provinciales es totalmente un circo armado lleno de mentiras, con el único fin de enriquecerse olvidándose que está en juego la salud de los ciudadanos.-

En todo ese recorrido, se puede observar: Caños colectores, uniones, vávulas todos podridos y oxidados, caños con pérdidas de agua a lo largo del trayecto, donde se forman ahí mismo lagunas superficiales llenas  de barro, con excremento de aves y que luego ingresan a la mismas cañerías.-

Dentro de aquel recorrido (desde la bomba hasta la mezcladora de cloro) los caños están deteriorados y en pésimo estado, en tanto la mezcladora de cloro, la cual no tiene tapa, es un verdadero asco, llena de verdín, moho, con suciedad y hasta defecación de aves. Lo grave es que la mezcladora de cloro es el último paso de todo para enviar agua a Caleta Olivia.-

Basta advertir las condiciones de los pozos de Cañadón Quintar y Meseta Espinosa que se encuentran en un estado calamitoso y deplorable, con una evidente falta de higiene y seguridad, como así también, de controles de mantenimiento y, en especial, fitosanitarios como bromatológico del agua.-

El que está a cargo del área es el Capataz General, Luis Acosta, quien depende de Juan José Naves. Por otro lado, tenemos a Daniel Acosta (Hermano del Capataz General) quien ingresó hace pocos días a SPSE, ¿No era que no ingresaba más personal a dependencias del Estado Provincial?.-

¿Dónde quedo aquello de recuperación, saneamiento, dinamismo y eficiencia?, ¿Dónde están los integrantes del Directorio, la Comisión Fiscalizadora de la Empresa Provincial de Servicios Públicos, en Sociedad del Estado, el Ministerio de Obras Públicas, la Sindicatura General de Empresas Provinciales?.-

Lea también:   SPSE: Reacondicionan acueducto interno del Bº 8 de Julio  de Caleta

Tantos funcionarios, tantos empleados, tantos gastos ¿y ni uno advierte el desastre que sucede, nadie observa que están contaminando a los habitantes?.-

A la luz de los hechos, el agua de Cañadón Quintar y Meseta Espinoza NO pasan los parámetros fisicoquímicos, dentro de los cuales se encuentran los parámetros: Físicos, químicos, organolépticos, metales pesados, HCT, DBO, DQO , compuestos orgánicos, los parámetros Microbiológicos, destacándose las determinaciones de Bacterias Coliformes, Pseudomonas, Heterótrofas, Sulfato Reductoras, Precipitantes del Hierro y sus respectivas pruebas confirmatorias.-

SPSE está violando las exigencias del Código Alimentario Argentino (C.A.A. Cap. XII, Art. 982, entre otras) y de las principales guías y normas internacionales como la Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Instituto Argentino de Normalización y Certificación (IRAM).-

Si además de todo ello, tomamos en cuenta que las zonas que rodean Cañadón Quintar y Meseta Espinoza, están llenas de pozos petroleros, el caso es doblemente grave.-

La cantidad de agua dulce en la Tierra es limitada, y su calidad está bajo presión constante. La preservación de la calidad del agua dulce es importante y esencial para la vida. La calidad del agua se ve comprometida por tener funcionarios corruptos e incompetentes que solo saben brindar a los habitantes agua con presencia de agentes infecciosos y productos químicos tóxicos, con el único fin – repito – de llenarse los bolsillos de dinero a costa de la salud de los santacruceños.-

En suma, el agua proveniente de aquellos lugares “NO ES APTA PARA CONSUMO HUMANO”.-

Resulta fundamental y de manera urgente, establecer una inspección oficial, sea tanto de Provincia o del orden Nacional para asegurar el control de calidad del agua e implementar mejoras al acueducto y en especial sancionar a los responsables de SPSE.-

La empresa SPSE fue creada en 1980, y en esos 38 años de vida, nos vienen cercenando el vital elemento de subsistencia  sin que tengamos acceso sostenible al agua potable y, lo que es peor aún, es que en ese mismo período, cuando entregan la poca agua existente en la zona lo hacen con agentes infecciosos.