María Laura Bergamín valoró la realización de las Jornadas de Medicina Nuclear y Radioterapia

La Médica Ginecóloga y en Radioterapia, que se dedica a la admisión y tratamiento de pacientes oncológicos con terapias radiantes en FUESMEN (Fundación Escuela de Medicina Nuclear), participó de las Jornadas y se refirió al CEMNPA , su actualidad y desafíos.

publicidad
La Médica contó que trata unos 1200 pacientes al año, mayormente ginecológicos por ser su especialidad, con una experiencia muy amplia.

En el marco de las Jornadas que se realizan en Río Gallegos desde el jueves 18 y durante el día de hoy, la doctora destacó la importancia de los Centros integradores como el CEMNPA donde se colabora de manera interdisciplinaria entre los profesionales.

“La relación fuerte que se da entre FUESMEN y Río Gallegos comenzó a partir del mes de junio a partir de la determinación de los roles a cumplir de cada uno, en este sentido explicó que su rol es el de acompañamiento para el funcionamiento de la radioterapia para la implementación de nuevas técnicas y acompañar al médico que finalmente sea el responsable del Centro en Río Gallegos” afirmó Bergamin.

Además, destacó que en el Centro “ya están los físicos y los técnicos que han sido muy bien capacitados en Mendoza y en Bariloche, también tenemos la parte de Medicina nuclear. Creo que está totalmente equipado y va de la mano de FUESMEN que lo ha ido acompañando”.

Lea también:   El Ministerio de Desarrollo Social en la Cuenca

En este sentido, consideró que el CEMNPA ya está en condiciones de continuar funcionando solo.

Respecto de las Jornadas, la médica de FUESMEN consideró muy importante que las mismas se hayan dividido en dos y que cuenten con la participación del público en general.

“La gente que no tiene por qué tener conocimiento del tema pero si tienen dudas y tienen todo el derecho a evacuarlas y saber de qué se trata” manifestó.

También valoró la participación de profesionales y académicos, ya que es fundamental que se genere el vinculo entre lo que es la medicina nuclear y los médicos de Río Gallegos.

“A partir de esa relación, se consolida la idea de que ya no tienen que derivar al paciente, que el paciente no tiene que hacer miles de kilómetros y no tiene que estar alejado de su familia mientras realiza un tratamiento oncológico” concluyó.