Medvedovsky se pronuncia en contra de la privatización de la recolección de residuos


Tras las declaraciones del intendente Roberto Giubetich, quien manifestó la intención de privatizar el sistema de recolección de la ciudad de Río Gallegos, el concejal Martín Medvedovsky (fpv) salió a responderle.

publicidad
“En lugar de amenazar con la privatización la recolección, sería mejor que el intendente gestione para recuperar el patrimonio municipal, para que el mismo funcione adecuadamente y sea beneficioso para todos” indicó el edil.

Si bien la problemática de la basura en la ciudad data desde hace varios años, Medvedovsky dijo “Giubetich desde el inicio de su gestión ya lo sabía porque fue funcionario clave durante las gestiones de Freddy y Pirincho” agregando “en la actualidad esto se acrecentó producto de su incapacidad de conducir, de resolver conflictos y de trabajar poco por la ciudad”.

Respecto a las declaraciones del intendente en varios medios locales, el concejal del fpv se preguntó “qué necesidad tiene hoy de hacer responsable al empleado municipal cuando tiene todas las herramientas para que el servicio funcione, además, me gustaría saber cuál va a ser el destino de los trabajadores que hoy se desempeñan en el área cuando la privatización sea un hecho, porque sobre eso aún no se ha dicho nada”.

Lea también:   Medvedovsky solicitó a la empresa Aerolíneas Argentinas el restablecimiento de las rutas aéreas suspendidas

En cuanto al fondo necesario para llevar adelante esta acción, el edil sostuvo “cada domingo cuando el responsable del Ejecutivo Municipal participa del izamiento, declara que no tiene fondos, sin embargo, ahora quiere privatizar la recolección ¿con qué dinero lo va a hacer?, ya tenemos como mala experiencia el transporte público, que todos los meses los vecinos sufren la interrupción del servicio por los conflictos que tienen con el municipio”.

Para finalizar Medvedovsky sostuvo que “lo que quieren hacer es gestionar el municipio de Río Gallegos repitiendo la misma fórmula de ajuste que Macri aplica a nivel nacional: como si el Estado fuese una empresa, sin importarle los trabajadores ni mucho menos los vecinos”.