Contra la desregulación de la venta de Papel Prensa


El Colectivo Cultural de Comunicadores rechaza el proyecto que se tratará en diputados que desregula la comercialización del papel para diario y elimina los artículos de la ley vigente actual 26.736 que declara “de interés público la fabricación, comercialización y distribución de pasta celulosa y de papel para diarios”. Sostiene que una vez más, el gobierno nacional favorece a los conglomerados mediáticos y comunicacionales dejando en desventaja y desprotegidos de derechos a los demás medios más chicos.

Publicidad
Asegura que es enorme el aumento d privilegios y poder que se les han concedido a estos monopolios mediáticos en tres años de gobierno neoliberal. Sostiene que la posibilidad de su crecimiento fue a causa de desmantelar y desarticular todo lo que el anterior gobierno estaba construyendo en cuanto a una comunicación popular e inclusiva.

En este sentido, el Colectivo Cultural de Comunicadores expresa que el desarrollo de dicho proyecto amenaza el desarrollo de una comunicación popular e inclusiva que busca la integración de todos los ciudadanos en la comunicación y el pleno ejercicio de la libertad de expresión.

Con esta iniciativa, presentado por el diputado del PJ Diego Bossio, se beneficia a los propietarios de los medios concentrados más grandes del país y se destruye el crecimiento de una comunicación popular que se está planteando desde los sectores civiles El artículo 20 de la ley actual que regula la producción, comercialización y distribución del papel sancionada en 2011, establece que la venta de dicho papel tiene que ser a un precio único y público de pago lo cual posibilita el acceso igualitario de su adquisición a todos los medios. Su eliminación posibilitará que Clarín y La Nación fijen el precio que deseen y acomoden la predilección de venta a favor de los medios que más venden. De esta forma los medios más chicos no podrán acceder a la adquisición del papel y desaparecerán. El proyecto también deroga los artículos 24, 25, 26 y 27 que regulan la cantidad de producción nacional y de importación de pasta celulosa y papel para diarios y que tienen el objetivo de abastecer al mercado. Sin ellos se corre el peligro de que queden desabastecidos los medios de todo el país y permite a Papel Prensa establecer la producción de acuerdo a sus intereses.

Lea también:   Prades baila en la cubierta del Titanic

El Colectivo Cultural de Comunicadores también considera que el proyecto elimina al Estado en la participación como propietario de la empresa dejando en su manejo solo a los propietarios de Clarín y La Nación. Estas iniciativas son una prueba más de los múltiples embates que promueve el neoliberalismo hacia los sectores populares y la construcción de una ciudadanía que plantea un desarrollo comunicacional integral.

Los valores de una comunicación popular, igualitaria e inclusiva son los que promueve y construye el Colectivo con sus acciones. Todo otro modelo o decisión que contemple la exclusión la destrucción y el abandono de una comunicación colectiva en la que se expresen todas las voces será rechazada y repudiada. Por lo tanto repudia esta decisión tomada desde un posicionamiento político neoliberal que lo único que busca es favorecer a los medios concentrados y a sus propietarios. Prueba de estas políticas neoliberales fue la fusión entre conglomerados mediáticos más grande que tuvo el país en los últimos meses cuando se constituyó la unión entre Telecom y Cablevisión, perteneciente a Clarín. Tener concentración mediática es una de las herramientas fundamentales que posibilita el desarrollo del sistema.