La Escuela de Danzas Nativas cautivó a todos en el cierre de la muestra anual


Con un importante despliegue, tuvo lugar el fin de semana en las instalaciones del Complejo Deportivo Municipal, una nueva edición del festival de cierre de la Escuela Municipal de Danzas Nativas del CeMEPA. El público acompañó en gran número para ver en acción a los 850 alumnos que pasaron por el escenario mayor Emilio González.

KW Diseño
Sobre el particular, Ana Claudia Paéz, Jefa de Departamento de Danzas Nativas, subrayó: “tuvimos una hermosísima fiesta, donde todos los alumnos brillaron desde el más chiquito del taller de nivel inicial, hasta el resto de todos los talleres, como los de la tecnicatura y adultos”.

El evento tuvo lugar por espacio de cuatro horas y fue magnífico lo que pudieron mostrar sobre el escenario. También se vivió un momento emotivo cuando todos los profesores de la Escuela hicieron entrega de un obsequio a los alumnos que este año egresan; vale mencionar que como es costumbre para la Escuela, los egresados fueron los encargados de montar varios cuadros.

“Se han lucido todos, fue una verdadera fiesta que albergó un total de siete bloques, mostrando el trabajo anual. Quiero destacar el trabajo en equipo tanto de los alumnos y plantel docente y administrativo de la escuela, siempre predispuestos a lograr los objetivos”, señaló Ana Claudia, y agregó: “tuvimos un buen acompañamiento de los padres, aplaudiendo desde el principio al final de evento”.

Lea también:   Cultura: "El Senado va a la Escuela"

El sonido, luces y pantalla de audioprof, estuvieron a la altura de las circunstancias. “Muy buena fue la presentación de los alumnos del sexto año de la tecnicatura provincial en danzas folcklóricas, que son 8 egresados quienes tuvieron un bloque especial”.

PASIÓN POR LA DANZA

Toda esta presentación refleja la pasión por la danza y además se vio plasmado lo que los alumnos van a aprendiendo durante toda la temporada.

La presentación en bloque hace que el festival sea por demás dinámico, porque una vez que entró la primera danza y se están bailando los últimos ocho tiempos, ya está entrando la danza que viene y así sucesivamente.

“Siempre estamos proyectando, soñando y concretando los objetivos planificados en un trabajo continuo” dijo Ana Claudia.