El Glaciar Perito Moreno será escenario del gran concierto de la Orquesta Sinfónica Juvenil de Santa Cruz


Se trata de un acontecimiento sin precedentes en la provincia, cuyos protagonistas serán ciento veinte músicos de las Orquestas Infantiles y Juveniles de Río Gallegos, Puerto Deseado, Río Turbio, Comandante Luis Piedra Buena, Puerto Santa Cruz, Caleta Olivia y El Calafate. Serán dirigidos por el Maestro Gustavo Fontana, convocado especialmente para la ocasión. La invitación es para mañana miércoles 12 de diciembre a partir de las 15:30 en el Restaurante Nativos.

KW Diseño
El Festival de Orquestas Infanto Juveniles de Santa Cruz, organizado por el Gobierno de Santa Cruz, a través del Consejo Provincial de Educación y la Secretaria Estado de Turismo dependiente del Ministerio de la Producción, Comercio e Industria, con la colaboración de la Municipalidad de El Calafate, la Administración Nacional de Parques Nacionales y el Consejo Federal de Inversiones (CFI), llegará a su fin con un importante concierto que tendrá como parte de su escenografía natural al Glaciar Perito Moreno. “Será un oportunidad maravillosa en un espacio único y la verdad que tenemos una expectativa enorme sobre todo cuando se trabaja con jóvenes músicos porque siempre es enriquecedor. Para quienes llevamos años como profesionales este tipo de encuentros nos remonta a nuestros inicios”, expresó el Maestro Gustavo Fontana.

Por otra parte, destacó que durante estas jornadas se concretaron varias horas de ensayo dado la complejidad y exigencia del repertorio que ofrecerán los jóvenes músicos en el concierto de mañana. “No por ser jóvenes que se encuentran por pocos días en un determinado momento, hemos subestimado la posibilidad de hacer un repertorio exigente que hacen algunas orquestas juveniles internacionales e incluso algunas profesionales. En esta ocasión, haremos: Primer Movimiento  de Quinta de Beethoven,  el Bolero de Ravel, Cuatro Números Cuadro de exposición de Ravel, el Danzón de Márquez, Por una Cabeza. Además de expectativas habrá profesionalismo que demanda una actividad de estas características”, explicó el director.

Asimismo puso de manifiesto que durante estos días trabajó con la misma metodología que se emplea en el caso de músicos profesionales. “A veces hay ensayos seccionales de las distintas partes que integran la orquesta. Las cuerdas, los vientos, metales y percusión ensayan por separado y después todo eso se conjuga en una orquesta. Es como un equipo de futbol. Cada uno hace lo mejor en su espacio, lo cual redunda en el beneficio del conjunto. Contamos con un equipo docente de primera línea que hace más fácil mi trabajo porque se nota el avance de la técnica. Lo que me corresponde a mí es concertar las voluntades”, detalló.

Lea también:   Se realizó con éxito el encendido del implante coclear

“Básicamente lo  tenemos que hacer en este espacio es ponernos de acuerdo en algunos aspectos. Al ser juveniles y para varios de los músicos su primera experiencia en una orquesta grande, no están acostumbrados a lo que se genera de esa manera. La idea es que se sientan cómodos y se escuchen con el otro y tratar de abrir la cabeza sobre todo para entender el mensaje que propongo desde lo musical.  Mi tarea es sacar lo mejor”, añadió.

Además Fontana, invitó a la comunidad a asistir al concierto “que será de características únicas, con una orquesta única en un espacio único”.

Para concluir, valoró al proyecto y subrayó la labor que se concreta en la provincia.  “Desde hace quince años para que hoy quienes nos dedicamos a la formación, podamos venir y sumarnos al proyecto. Destaco la labor de Mariano Mosso por este trabajo”, finalizó.

Del director

Gustavo Fontana actualmente ocupa la titularidad artística de la Orquesta Filarmónica de Mendoza, y anteriormente lo fue de la Sinfónica de Bahía Blanca y las bandas sinfónicas de Córdoba y Buenos Aires. Como invitado dirigió a diversas orquestas del país y del exterior (Sinfónica de Porto Alegre, filarmónicas de Montevideo, Venezuela y Burgas, Sinfónica del Festival de Mallorca, Banda Sinfónica do Estado de Sao Paulo y sinfónicas de Córdoba, San Juan y Tucumán, entre otras. Realizó sus estudios de dirección con Cristóbal Soler (España), Milán Nachev (Bulgaria) y Charles Dutoit (Suiza). Colaboró con artistas como Chango Spasiuk, Xavier Inchausti, Eleonora Cassano, Aristo Sham, Ricardo Mollo, Hernán Piquín, Jaime Torres, Leo Masliah, Elena Roger, Guillermo Fernández, Darío Volonté, Pedro Aznar, Oysten Baadsvik y Juan Carlos Baglietto, entre otros. Es docente de la UBA y el Conservatorio Municipal Manuel de Falla, y colabora con instituciones de cuatro continentes. Integró el Coro de Niños del Teatro Colón y estudió de trompeta en el Conservatorio Nacional de Música, bajo la guía de Osvaldo Lacunza, y se perfeccionó con Robert Sullivan, Raymond Mase (Juilliard School of Music) y John Wallace (Royal Academy of Music).