A mayor edad, disminuye la fertilidad de la mujer y el éxito de los tratamientos

Resultados de un trabajo sobre 40 mil mujeres durante 5 años

  • Las conclusiones de una investigación a gran escala recientemente publicada en la revista Human Reproduction, muestran que pese a la alta tasa de efectividad que tienen los tratamientos de reproducción asistida, la edad de la mujer atenta contra el éxito de los mismos.
  • Mientras que entre las menores de 35 años más de 6 de cada 10 (64%) mujeres lograron tener un hijo, esa cifra bajó al 49%  entre las de 35 a 39, y solo al 16% en las mayores de 40.
  •      Los especialistas destacan la importancia del ‘reloj biológico’ de la mujer: frente a la tendencia a tener hijos en edades más avanzadas, la calidad de los óvulos empeora, se reducen las chances de lograr el embarazo y disminuye la efectividad de los tratamientos, por lo que congelar los óvulos es una práctica que recomiendan considerar.
Las técnicas de fertilización asistida se han ido perfeccionando en los últimos años, logrando que la gran mayoría de las parejas con problemas de fertilidad pueda alcanzar el embarazo, lo que en un pasado no muy lejano era impensado.

Sin embargo, un estudio publicado recientemente en la revista Human Reproduction1 concluyó que pese a que más de 6 de cada 10 mujeres menores de 35 años que realizan tratamientos logran tener hijos en un plazo máximo de 5 años, estos valores se reducen en la medida en que aumenta la edad de la mujer: mientras que la tasa de nacidos vivos en menores de 35 años fue del 64%, entre 35 y 39 años disminuye a un 49%, y en las de 40 o mayores tan solo del 16 por ciento.

En opinión de la Dra. Ester Polak de Fried, médica especialista en ginecología y obstetricia, endocrinología, y fertilidad, “estos resultados se corresponden con lo que vemos en la práctica diaria, pero nos permiten contar con datos estadísticos que ilustran esta realidad, para que los profesionales podamos comunicar a los pacientes cuáles son las posibilidades con las que cuentan. De esta manera, ellos pueden tomar decisiones informadas sobre su salud reproductiva”.

Lea también:   Jornada de prevención y asesoramiento sobre VIH en la UNPA

La investigación, llevada a cabo en numerosos centros médicos de Dinamarca y cuya investigadora principal fue la Dra. Sara Malchau, se denominó ‘Prognosis a largo plazo para nacidos vivos en parejas que inician tratamientos de fertilidad’. Contó con la participación de 39.494 mujeres y se extendió durante 5 años.

Entre sus principales conclusiones, la investigación arroja luz sobre la disminución de las probabilidades de que los tratamientos sean efectivos conforme aumenta la edad de la mujer. “La tendencia actual es a retrasar la maternidad hasta una edad más avanzada, pero cada uno debe estar informado y conocer que con el correr del tiempo no solamente se disminuyen las posibilidades de concebir de manera natural, sino que también los tratamientos tienen menos efectividad pues el  natural proceso de envejecimiento no solo altera la calidad y cantidad de los óvulos, sino que afecta la receptividad uterina. Esto ha sido demostrado también en un estudio reciente en mujeres de edad avanzada que reciben óvulos jóvenes”, detalló la Dra. Polak, que además es Directora del Departamento de Medicina Reproductiva del CER – Centro Especializado en Reproducción CER.

Ante esta situación, y frente a la tendencia mundial en la mayoría de los países de demorar la maternidad privilegiando el desarrollo profesional y personal de los integrantes de la pareja, los especialistas recomiendan analizar la posibilidad de congelar óvulos con el objetivo de contar con células jóvenes para el momento en que decidan ser padres. “Es una decisión muy importante que debe al menos considerarse. Las posibilidades que nos brinda la ciencia son diversas, sin embargo es una pena ver pacientes que tienen dificultades para lograr el embarazo cuando su situación sería mucho más favorable si hubieran congelado óvulos oportunamente o hubiesen optado por la ovodonación dentro de una edad no avanzada”, insistió la Dra. Polak.

Fuente: