Padres de alumnos de los colegios industriales exigen que los títulos tengan validez nacional


Los padres de los alumnos de los colegios industriales están realizando una campaña para exigir a la Presidente Cecilia Velasquez y al vocal por los padres en el Consejo Provincial de Educación (CPE), Juan Manuel Canale, “proceda a la remisión de los planes de estudio correspondientes a los colegios industriales de la Provincia de Santa Cruz en debida forma, y proceda a efectuar las demandas administrativas o legales que al respecto correspondan”.

Esto se desprende del documento que está circulando entre los grupos de padres para ser firmado y presentado.

Esto se debe a que los alumnos que se encuentran en los años del 1ro. al 5to. No poseen el plan de estudio con las adaptaciones necesarias exigidas por nación tras el cambio  del modelo de EGB al actual y por esa razón, sus títulos no serían reconocidos por el Ministerio de Educación de la Nación.

“Esto es muy grave, pues nuestros hijos se ven inmersos en una situación de discriminación y estigmatización  por cuestiones de falencias en la administración y gestión de ese Consejo Provincial de Educación,  a su cargo, pues claro es que aun cuando se vieran normalizadas las irregularidades en cuanto a los planes de estudio lo cierto es que los alumnos de los colegios industriales de la provincia de Santa Cruz no han  tenido garantías de sus derechos constitucionales de acceder a la educación gratuita, y que esta sea de la calidad que se requiere para garantizar su desarrollo en cuanto a contenidos”, denuncia el documento

Falta de prácticas profesionalizantes

Los padres también denuncian que en la resolución que emitió el CPE este año “que aprueba el plan de contenidos de los quintos años a nivel provincial, pero llamativamente en  el mismo se omitió incluir las prácticas profesionalizantes ,  requisito para la aprobación del título a nivel nacional”.

El documento añade que “se han tomado tres años para dictar la aprobación a nivel provincial de dicho plan de estudios, es decir que  nuestros hijos han cursado la mitad del año lectivo con un plan de estudios sin siquiera aprobación provincial”.