Leguizamón: Acción sindical puso en peligro la integridad de trabajadores municipales


Empleados de Hacienda y Patrimonio fueron interceptados cuando circulaban en móviles oficiales. Los segundos fueron “literalmente secuestrados”, dijo el intendente a cargo Fabián Leguizamón para describir el hecho más grave; en tanto el secretario de Hacienda, Leandro Fadul, adelantó que por seguridad del recurso humano y en reclamo de los propios empleados deberá suspender la labor, lo que afecta a la recaudación y a la liquidación de sueldos.

El Presidente del Concejo Deliberante en ejercicio del poder ejecutivo municipal, Fabián Leguizamón manifestó “Quiero repudiar enérgicamente los graves hechos ocurridos esta mañana que pusieron en riesgo la integridad física de empleados municipales tratando de impedir la labor diaria de aquellos que querían trabajar”.

Leguizamón explicó que “Esta mañana dos empleados municipales fueron interceptados y secuestrados en un vehículo que luego fue retenido, ambos representan delitos para el Código Penal que deberán ser resueltos por la justicia. En una sociedad democrática este tipo de situaciones son inaceptables, debemos respetar las decisiones que tome cada empleado con respecto al conflicto gremial. Siempre se ha respetado las manifestaciones sindicales, pero como funcionarios públicos no se puede tolerar la violencia, menos aún hacia personas que cumplían con su trabajo. Hacemos un llamado a la paz social, al diálogo y al respeto por las instituciones, para que prime siempre la cordura por sobre la violencia”.

Los hechos

Según consta en las denuncias realizadas en la Comisaría Seccional 2da. por ambos episodios, el que involucra a personal de Hacienda ocurrió a las 8:30hs.  Cinco personas iban a bordo del móvil de esta Secretaría cuando fueron retenidos en inmediaciones de la Dirección de Tránsito Municipal.

Allí un grupo de manifestantes, tras bloquear con un auto particular la salida y rodearlos, los obligaron a dirigirse a la playa de Estacionamiento del área.

Hubo resistencia por parte de los damnificados, tanto por temor y porque portaban dinero de las arcas públicas. Como consecuencia, tras una hora de retención, una de las cajeras que ocupaba el móvil sufrió un ataque de pánico y debió ser asistida. El resto regresó a Casa Central.

En tanto el segundo caso, que reviste una gravedad mucho mayor, se registró a las 12:30 hs. de hoy martes sobre calle Eva Perón, en inmediaciones del Kiosco Barney. En este punto un auto particular cruzó a un móvil municipal donde se trasladaban dos agentes del área de Patrimonio. Se contabilizan cinco agresores anónimos, ya que sus rostros estaban encapuchados. Uno de ellos portaba una campera con el logo de la Municipalidad, por lo que se deduce que la acción  delictiva es parte de una medida sindical. Tal afirmación se sustenta en que ya habían intentado interceptar al móvil en el piquete de la rotonda Bark.

Lea también:   El Campus de Newcom fue todo un éxito

Como consecuencia una de las agentes se descompuso y recurrió al negocio a pedir agua. Como escolta, uno de los encapuchados se aseguró de que ella no advirtiera a nadie sobre lo que acontecía.

Esto no fue un hecho aislado, ya que hace poco más de 20 días un grupo de manifestantes protagonizó serios incidentes en el edificio de la Municipalidad de Río Gallegos. Rompieron vidrios y arrojaron bombas de estruendo dentro de la comuna, cuando en el lugar, además de los trabajadores, se encontraban contribuyentes con bebes y niños.

Medidas de seguridad

Por su parte el secretario de Hacienda, Leandro Fadul, informó que para salvaguardar la integridad física de los trabajadores y ante el legítimo reclamo de los empleados de las áreas, no se prestarán servicios en la línea de Cajas del Palacio Municipal y tampoco en los puntos de recaudación del Juzgado Municipal, Dirección de Tránsito y Cementerio local hasta tanto se garanticen las condiciones de seguridad e integridad física de los trabajadores que se presentan a su lugar de trabajo.

“Es nuestra obligación cuidar al recurso humano. Escuchamos al titular del gremio decir que van a recrudecer las medidas, ¿entonces qué nos queda?, dijo Fadul.

“Si hoy sufrimos privación de la libertad, mañana va a ser peor? –continuó-. ¿Qué tenemos que esperar?. Solicitamos al gremio que se haga responsable de los hechos ocurridos y que garantice mediante un acta de seguridad o instrumento que crea pertinente, la integridad de los empleados en ejercicio”.

Para finalizar aseguró que esa será la única manera de volver al normal funcionamiento del área de Hacienda, “ya que no estamos hablando de hechos aislados, sino de episodios lamentables que se suman al que involucró a una niña hace 21 días cuando un grupo de manifestantes vandalizó el palacio comunal, lanzando bombas de estruendo y rompiendo vidrios”, concluyó.