Miguel del Pla: Confesiones entrelíneas de una gobernadora del ajuste


En la entrevista brindada al diario Tiempo Sur por la gobernadora para cerrar el 2018, lo primero que se destaca es la ausencia absoluta de cualquier planteo autocrítico.

KW Diseño
Mientras hace pocos días el Ministro Perincioli reconocía “no estar orgulloso” del ajuste aplicado contra los salarios públicos en la provincia, la gobernadora revela no tener esos pruritos y “embellece” el ajuste apelando a la idea de que fue consensuado a través del “diálogo”. Es el mismo método de Macri que en Vaca Muerta apeló al “diálogo” con la burocracia de Pereyra en petroleros para hacer pasar el convenio laboral a la baja, que ha costado 5 muertes de obreros en accidentes evitables, en aquellos yacimientos de Neuquén en el año que se fue.

Los números del ajuste en Santa Cruz no tienen parangón con ninguna otra administración: Mientras Macri solo logró bajar el salario entre el 20 % y el 30 % según los casos, En Santa Cruz el poder de compra del salario público ha caído en un 40 % y el de los docentes por lo menos un 50 %, por dar algunos ejemplos.

Alicia declara haberse opuesto al endeudamiento, y que al final aceptó endeudarse para asegurar que “no se desmadren los ingresos de los santacruceños”, pero es lo contrario ya que cuando marchamos contra el empréstito en junio de 2016 a la Cámara, ella lo hizo aprobar en medio de la represión que le costó un ojo al municipal Ramón Marimán. El crédito en dólares que la provincia no tomó en un banco (y eso fue una decisión política), lo tomó compulsivamente del bolsillo de los trabajadores, (con todas las privaciones en el hogar de esos empleados que para la gobernadora no merecen siquiera una mención). El crédito en dólares lo hubiera tenido que devolver, pero  a los trabajadores…, ha mostrado en las 187 paritarias que no piensa devolverles nada. Con este panorama la gobernadora se congratula de no tener deuda en dólares…y se ufana de que los números cierran “con la gente adentro”… con decenas de miles en la pobreza y otros muchos emigrando de Santa Cruz. ¿Adentro de qué cabría preguntar? Efectivamente la mesa de los santacruceños “se desmadró”.

Las migajas del fondo UNIRSE:

Alicia nos dice que las empresas han demostrado “responsabilidad social empresaria” y extiende este calificativo a las petroleras, aunque se cuida de mencionar los 1700 despidos en el petróleo por la desinversión de esas corporaciones. Las migajas del fondo UNIRSE permiten a las compañías el uso de fundaciones para eludir impuestos. Alicia critica a Macri porque privilegia el “mercado”, para terminar postrándose ante la verdadera “limosna” que significa (por sus montos y por las ganancias de las que deriva), el famoso fondo UNIRSE. Macri es el gobierno capitalista más típico, pero el kirchnerismo convive y fomenta los mismos intereses en Santa Cruz desde hace 28 años. Ha firmado el Pacto Fiscal, el Pacto Federal Minero y ha rebajado a futuro las regalías de los nuevos contratos.

Lea también:   Kingma rechazó un aumento en el boleto del colectivo y pidió que se analice la posibilidad de una estatización parcial del servicio

Quedan aspectos muy negros de la administración de Alicia que el reportaje no ha rozado.

Uno de ellos es el fomento a cooperativas, que son en realidad mecanismos de flexibilización laboral. Por ejemplo la cooperativa ATENEA que realiza limpieza de escuelas en la zona norte y ha sido creada por personas allegadas al poder, le paga a los trabajadores que realizan la tarea, la miseria de $ 6000 en negro, con el consentimiento cómplice de la autoridad laboral elevada al rango de ministerio. Se trata solamente de una muestra entre muchas de la “inclusión” que practica este régimen en Santa Cruz.

Tres décadas de gobiernos del FPV no alcanzaron para proveer de luz y gas a varios pueblos de la cordillera y persiste el drama del agua en toda la zona norte. La reciente crisis no solo ha golpeado a los empleados públicos sino que son cientos los comercios cerrados por la caída del consumo, provocada por el ajuste nacional y provincial desde Río Turbio hasta Caleta Olivia.

Otro tema es la orden de perseguir a dirigentes sindicales y de izquierda, por “haber pisado el jardín de la gobernadora” en una marcha de abril de 2017. La persecución siempre ha caracterizado al régimen inaugurado por el extinto Néstor Kirchner, que impuso la censura para la oposición combativa desde poco después de asumir en 1991,  luego organizó patotas para la golpiza a los caceroleros, y más tarde utilizó la fuerza de choque de la UOCRA, sin contar los múltiples hechos de represión lisa y llana que ha ordenado.

En la precarización laboral y la persecución a los que luchan, Alicia  se parece como dos gotas de agua al gobierno nacional de Macri-Bullrich, como también en la imposición de presentismos (reforma laboral) y de pagos en negro. Las felicitaciones de Frigerio expresan coincidencias muy profundas.

Por fin, para la gobernadora la Ley de Lemas “no está en su agenda”, sin embargo en 2015  si estuvo en la agenda y se sanciono para la categoría de gobernador por la exclusiva conveniencia del poder, siendo ella conscientemente beneficiada por ese fraude.

Entramos en 2019, un año donde los trabajadores santacruceños lucharemos por recuperar derechos arrebatados, mientras ponemos en pie una alternativa política de la clase obrera, para superar a los Macri-Costa que hunden al país, tanto como a los que se dicen “nacionales y populares”, mientras permiten el saqueo de los recursos naturales y sumen en la pobreza a la población trabajadora.