Castraciones masivas, un balance positivo a medias del 2018


Las 5000 castraciones que se realizaron durante el 2018 han sido el comienzo de una verdadera solución a la problemática canina, un paso en la gran labor que hay por desarrollar.

En el balance es algo positivo, ha sido arrancado por los reclamos de los proteccionistas a la Intendencia. Para que sea sostenido en el tiempo se tendrán que resolver las ineficientes y opuestas ordenanzas que rigen en Río Gallegos, que han sostenido el concepto de la Tenencia Responsable como la 8.426/14 con el exclusivo fin de eludir la responsabilidad esencial del Estado en el problema.

Tenencia quiere decir dar Respuesta, algo que los vecinos no pueden resolver, con un municipio que por primera vez en 30 años realiza esa cantidad de castraciones. La otra contradicción es la multa que se le aplicó a una voluntaria por exceder el número de animales (4), que por años suplió el rol del Estado. Nuevamente estamos ante la violencia que ejerce el Estado, contra los sectores mas postergados, con salarios que no alcanzan a cubrir la canasta familiar, afectando directamente la calidad de vida de nuestros animales. Ya que se hace muy difícil mantenerlos y a su vez costear una multa por ayudar a los animales en situación de calle.

En cuanto a la ordenanza N 9011/18 aprobada sobre tablas y por insistencia en el Concejo Deliberante, basada en la responsabilidad directa del Municipio en la problemática de sobrepoblación de la fauna urbana: ¿Cómo llegaron a esa Resolución? Porque la ciudad había desbordado en animales envenenados, vecinos mordidos, crueldad animal, encierro y justicia por mano propia hacia ellos. Una vez más los animales eran víctimas de la ausencia de Políticas Públicas.

Lea también:   Alicia Kirchner visitó el yacimiento Cerro Vanguardia

Desde el proteccionismo venimos exigiendo por años este plan de castraciones, porque es el único modo de atacar las causas, lo que ha sido reconocido por el intendente Giubetich, que acusa a las gestiones anteriores por ese motivo, sin sacar sin embargo la conclusión de que debe modificar ordenanzas que se han quedado en el tiempo. Los ambientalistas y proteccionistas por los derechos animales debemos independizarnos de los partidos patronales, que no tienen una salida real a las problemáticas. Caso contrario el proteccionismo cae nuevamente en el asistencialismo, que no brinda una solución de fondo.

*Exigimos YA la derogación de la Ordenanza de Tenencia Responsable nº8.426/14.

*Que se reglamente la ordenanza de equilibrio poblacional de la Fauna Urbana.