Los operativos para detectar taxis “truchos” apuntan a la seguridad del pasajero


La Dirección de Tránsito Municipal, a través del área de Transportes Públicos,  secuestró ayer un nuevo rodado que realizaba servicios de transporte clandestino de pasajeros. El procedimiento se realizó frente al Hospital, luego de que se detectara la solicitud del servicio a través de un grupo de WhatsApp. Se trata de denuncias que el Sindicato de Peones de Taxi vienen realizando en el Municipio, ya que no cuentan con ningún tipo de seguridad para los pasajeros y es competencia desleal.

KW Diseño
Se trató de un auto marca Fiat, Modelo Palio Adventure,  rojo,  que operaba bajo la modalidad de mensajes de texto. En este caso, el conductor no portaba documentación del vehículo, es decir no contaba con seguro, ni patente, ni carnet de conducir. En tanto, el auto presentaba la luneta rota, con nula visibilidad, aduciendo además haber sido adquirido el día anterior al procedimiento.

Lea también:   Continua en la Salita del Barrio Madres a la Lucha el taller de pintura para niños

Cabe señalar que en Río Gallegos son sólo cuatro las cooperativas de remís habilitadas (Centenario, Río Gallegos, Mariano Moreno y San Cayetano) con un total de 25 unidades cada una. En tanto, son 280 las concesiones de taxis en circulación en toda la ciudad.

Quien realice este servicio de manera lucrativa, sin estar habilitado por la Municipalidad de Río Gallegos será penado, tal lo establece el artículo 133 bis del Código Municipal de Faltas (Ordenanza 2039). Esto es 100.000 módulos para la primera infracción ($36.400)  y en caso de reincidencia, 200.00 mil (72.800 pesos) para la segunda y 400.000 para la tercera ($145.600).