La Austral lanza la Diplomatura en Educación Sexual Integral


¿Cómo llevar a las escuelas en el día a día una educación sexual orientada a promover la salud? ¿Cómo afecta la falta de ESI al proyecto de vida de niños, niñas y adolescentes? ¿Qué rol cumplen el Estado, las escuelas y las familias en este desafío? Con la finalidad de responder estos interrogantes, y otros tantos más, la Universidad Austral dictará la Diplomatura en Educación Sexual Integral, 100% online.

KW Diseño
La Austral se ubica así dentro de las primeras universidades de gestión privada de la región en dictar una diplomatura en esta temática. Las clases comenzarán en agosto.

Buenos Aires, junio de 2019. Cada vez son más las escuelas y las familias que dan pasos hacia una educación sexual integral real, concreta y efectiva. Con el objetivo de acompañarlos en este camino, la Universidad Austral lanza una Diplomatura en Educación Sexual Integral (ESI) con un contenido basado en evidencia científica y un enfoque relacional que abarca la promoción de la salud desde distintas disciplinas, dinámicas concretas para el trabajo en las aulas e investigaciones recientes de las temáticas centrales.

“El contacto frecuente con escuelas preocupadas por estos temas, nos ha permitido reflexionar acerca de la gran diferencia motivacional que existe entre estar dispuestos a dar ESI porque ‘hay que hacerlo’ o identificar el potencial infinito que la ESI puede desplegar”, afirma la psicóloga e investigadora Carolina Sánchez Agostini, directora de la nueva diplomatura de la Austral.

Según la académica, esta última actitud es la que consigue conectar con lo más importante: “la profunda huella que la educación sexual es capaz de dejar en la vida afectiva, el futuro y la salud integral de niños, niñas y adolescentes”.

La diplomatura de la UA cuenta con cuerpo de profesores interdisciplinario e internacional y se dictará del 1 de agosto al 20 de diciembre de este año. Tiene una carga horaria de 8 horas semanales y está dirigido a docentes, preceptores, directivos y representantes legales de todos los niveles educativos; profesionales de la salud; orientadores familiares y profesionales afines; madres y padres, y público general interesado en la temática.

“A la luz de la ley 26.150 -explica Sánchez Agostini-, la ESI requiere ser adaptada al contexto social de los y las estudiantes, a los valores e idearios específicos de cada institución, de cada familia y de cada persona”. Al mismo tiempo, considera importante asumir ciertos parámetros generales propuestos por los lineamientos internacionales, para garantizar un acceso de calidad a la educación. “Es por ello que el diplomado se inspira en las orientaciones técnicas sobre educación integral de la sexualidad de la UNESCO:base en evidencia científica y en la currícula, la promoción de los derechos humanos, la atención a comunidades vulnerables y las distintas etapas del desarrollo evolutivo, entre otras”.

Lea también:   El Gobierno de Santa Cruza avanza en la Educación Sexual Integral

“Integral”, la palabra clave

Sánchez Agostini, magister por la Universidad de Navarra y diplomada en Sexualidad en el Debate Público, indica que para transformar el proyecto de educación sexual en una institución educativa “el primer paso es tomar conciencia de la importancia de abordarla de modo ‘integral’, una palabra cargada de significado y que se expresa en una doble dimensión: posee una mirada abarcativa de las distintas dimensiones de la persona y, a su vez, se refiere a la relación inclusiva que necesita: familias, escuelas y agentes sociales trabajando juntos”.

En ese punto, la directora de la diplomatura en ESI agrega que la evolución y ampliación del concepto de salud es una referencia para movilizar la reflexión educativa: “¿Cómo llevar a las aulas en el día a día una educación sexual orientada a promover la salud? La ESI está llamada a promover la salud sexual y reproductiva, la salud psicoemocional, la salud vincular y afectiva, la salud espiritual y la salud social”.

Finalmente, Sánchez Agostini remarca la importancia de fomentar el pensamiento crítico y de dimensionar el impacto de la educación sexual calificándolo como “un paso hacia una actitud de apertura, ilusión y compromiso para que la salud y el bienestar integral pueda ser, para cada niño, niña y adolescente de América Latina, una realidad que haga efectivo su derecho a vivir mejor y a alcanzar la plenitud en su proyecto de vida”.

Para más información sobre la Diplomatura en Educación Sexual Integral, ingrese aquí.

Objetivos – Al terminar la Diplomatura, se espera que los participantes hayan adquirido:

Una aproximación a los fundamentos científicos sobre los que se asienta una Educación Sexual Integral.

Una perspectiva interdisciplinaria que incluya los distintos ámbitos educativos de la sexualidad y el proyecto de vida.

Conocimiento sobre las normativas vigentes.

Estrategias para la puesta en marcha de proyectos ESI en las escuelas.

Dinámicas concretas para el trabajo día a día en las aulas.

Herramientas para una comunicación afectiva y efectiva, que tenga en cuenta las diversas sensibilidades y biografías.

Programa – 9 módulos en 5 meses

  1. Introducción a la Educación Sexual Integral
  2. La Educación Sexual Integral en un contexto plural
  3. Problemáticas sociales y personales a partir de la deuda de la ESI
  4. La ESI según las distintas etapas del desarrollo para la promoción de la salud integral
  5. Salud psicoemocional
  6. Salud sexual y reproductiva
  7. Salud vincular y afectiva
  8. Salud espiritual
  9. Salud social