Plenario de mujeres trabajadoras de ATE concluyó en la creación de un observatorio de violencia


Más de 150 compañeras de todo el territorio fueron parte de XII encuentro de mujeres en Puerto Deseado, conducido por la actual Secretaria General Olga Reinoso. La creación de un Observatorio de Violencia contra la mujer fue una de las iniciativas destacadas.

El mismo se propone dentro del esquema de la CTA A para debatir, pensar, contener y registrar los casos en nuestra provincia además del apoyo y solidaridad a las mujeres latinoamericanas que están siendo reprimidas, masacradas, torturadas y ultrajadas en Chile y Bolivia.

El XII Encuentro que realiza el movimiento de mujeres de ATE se realizo en dos jornadas los dias 22 y 23 de noviembre en Puerto Deseado. El debate en torno al aborto, formación sobre la Ley Micaela y el debate sobre distinto casos de violencia de género fue el centro del debate que concluyó en:
Difundir y profundizar campañas de concientización hacia dentro de ate, en los distintos tipos de violencia bajo la ley nacional 26.485
y Ley Micaela.

Asimismo se ratificó la creación de Departamentos de Genero en todas las seccionales, rumbo a la creación de la Sec de género nacional a partir de la modificación del Estatuto aprobado en el ultimo Confederal de ATE Nación. Creación de observatorio dentro de la Cta-A para regitrar, analizar y debatir los distintos casos de violencia en todos sus tipos.

Lea también:   Jaime Álvarez: “Me siento un privilegiado trabajar junto a Claudio Vidal y su comisión directiva”

Se aprobó el apoyo y solidaridad a los compañera/os de Gdor. Gregores por el tema del reconocimiento como sindicato dentro del Municipio para discutir salario y condiciones de trajo.

Repudio a la precarización laboral vigente en donde un grana porcentaje de mujeres aceptan determinados trabajos precarios por el rol que tenemos en los cuidados hogareños y cotidianos no remunerados que la sociedad nos impone.

Finalmente se determinó el apoyo y solidaridad con las mujeres que están siendo torturadas, ultrajadas, violadas y fusiladas en las movilizaciones populares de Chile, por parte de las fuerzas policiales y militares y en el Golpe de estado contra el pueblo boliviano.