Desafíos de la DINAF para el 2020


El Director de infancia, adolescencia y familia (DINAF) Fabián Diaz al aire de “El observador” comentó como se preparan para lo que será el año “tenemos con el equipo técnico el desafío para este año 2020 de poder ir a todas las instituciones, charlar con ellos, darle a conocer qué es la ley del menor, qué es lo que se puede hacer, lo que saco UNICEF estos años de cómo se tenía que trabajar con los chicos; es un desafío importante porque  los que no están en el tema desconocen cómo abordar ciertas situaciones y también entre nosotros, trabajamos mucho con la justicia, con educación”.

El funcionario explicó “hay gente comprometida cuando ve una situación y no tiene ningún problema en ir a denunciarlo y también a dar la cara, poner el nombre, pero todavía hay mucha gente que lo denuncia a través de una red social y no donde tiene que hacerla. Si no hay una denuncia no hay acciones” apuntando que “cualquier denuncia la puedan hacer en la dirección, porque hay casos que tienen que hacerse directamente en comisaría o si son mucho más graves como por ejemplo casos de abusos, que lamentablemente este año hemos tenido muchos y muy dolorosos se hace directamente en el juzgado” enfatizando que acercándose a la DINAF ellos los asesoran donde corresponde radicarla.

Lea también:   El programa SerSol se consolida en el interior de Santa Cruz

Resaltó la incorporación del profesional Martin Palomo al área, sobre todo por su interacción con los establecimientos educativos “en las escuelas hemos visto a los directores muy comprometidos, ya sea de la privada como la de la provincia, muy comprometidos ante cualquier situación rara que vean en los chicos”.

Ante la afirmación de algunas personas de que “los jóvenes ahora están perdidos”, Diaz argumenta que no es así, “los sábados y domingos hay cientos de pibes de Puerto Deseado que crean su tiempo, crean su vida para estar con otros chicos, para enseñarles valores, lo que se tiene que hacer y lo que no se tiene que hacer. Tengo el oratorio en la capilla Don Bosco desde hace muchos años donde van un montón de chicos siempre, están los exploradores, las hermanas con su grupo, los hermanos evangélicos también, ellos en cada iglesia tiene chicos adolescentes que trabajan por los chicos; no es que están perdidos, que hay una parte de la población que tenemos que ayudar sí pero hay otra parte que hay que reforzar también y en eso el Estado tiene que estar presente”.