Museos abiertos al cielo: Siguen las reaperturas de Museos Nacionales


Este próximo fin de semana abren al público el Museo Histórico Nacional, en el barrio de San Telmo, y el Museo Casa de Ricardo Rojas, en Barrio Norte. “Museos abiertos al cielo” es el ciclo de reaperturas graduales y conscientes de salas, patios y jardines de los museos del Ministerio de Cultura de la Nación.

Estos dos Museos Nacionales porteños se suman ahora al Museo “José A. Terry” (Tilcara) y a los Museos de Arte Decorativo, Histórico Sarmiento, del Cabildo y Manzana de las Luces (Ciudad de Buenos Aires).

El Museo Histórico Nacional ofrece el «recorrido San Martín», que va desde la reproducción del cuarto de la casa del Libertador en Boulogne-sur-Mer hasta su célebre sable. Se destaca el patrimonio ligado con las campañas sanmartinianas y con el período de la declaración de la independencia de las Provincias Unidas en Sudamérica. También se podrá acceder a la muestra «Vida y belleza en los Andes prehispánicos», con objetos de la colección de Nicolás García Uriburu. Además estarán abiertos el Patio de cañones y el jardín, donde se aprecian campanas del siglo xviii, un aljibe y la vista de la magnífica casa.

Jardines que cuentan historias

El Museo se encuentra en el actual parque Lezama, llamado así por el hacendado salteño don José Gregorio de Lezama, que adquirió el solar en 1857 para fijar allí su residencia. Lezama aportó a la casa una escala palaciega y la estética del academicismo italiano, pero se destacó su cuidado de los jardines, en manos del jardinero belga Carlos Vereecke. El excepcional parque fue durante décadas uno de los paseos más bellos de Buenos Aires, tanto por su diseño como por la extraordinaria variedad de plantas provenientes de otras quintas o de Europa. En 1860, Lezama recibió como huésped a Justo José de Urquiza, con quien intercambió plantas destinadas a su gran estancia entrerriana de San José, hoy Palacio San José, Museo y Monumento Histórico Nacional “Justo José de Urquiza”.

Lezama se dedicó a incorporar y aclimatar diversas especies vegetales durante tres décadas, hasta el fin de su vida, en julio de 1889. En 1894, el sitio fue adquirido por la Municipalidad, que lo convirtió en parque público bajo la guía del paisajista francés Carlos Thays. Algunas de las camelias, lapachos, gomeros, jacarandás, palos borrachos, eucaliptos, olmos, arrayanes y especies exóticas transportadas entonces desde todas partes del mundo persisten hasta la actualidad. De la residencia en sí, tras las remodelaciones que sufrió a partir de la instalación del Museo Histórico Nacional en abril de 1897, se conservó fundamentalmente la magnífica fachada. Allí mismo, como parte de la visita al Museo, podrá disfrutarse el espectáculo «Tardes de sol y tangos» en la voz de Noelia Moncada, acompañada en piano por Pablo Fraguela.

Lea también:   Franco Arévalo, de Los Antiguos a Colombia y ahora nuevamente al teatro Colón

Voces de la casa entre choclos, zapallos, colibríes y sirenas

La casa donde vivió Ricardo Rojas encarna el pensamiento nacional y americanista del gran escritor, ensayista y político. El arquitecto Ángel Guido se encargó de materializar allí la corriente arquitectónica neocolonial, en un caso único en su estilo que incluye la estética prehispánica. Los elementos arequipeños, cuzqueños y coloniales se combinan con estilos coloniales e incluso de las culturas musulmana y romana. En diferentes partes de la casa, a la clásica tradición española se suman representaciones precolombinas de Inti (el Sol), un rostro de facciones indígenas, la cantuta —flor nacional de Bolivia y Perú— y la mazorca de maíz, base alimentaria del Tahuantinsuyo. El equilibrio entre estos mundos vuelve a surgir en la biblioteca, donde se podrá contemplar parte de la colección de ediciones de Martín Fierro, de José Hernández, en la semana en que celebramos el Día de la Tradición.

En el recorrido establecido por la Casa se despliegan distintos proyectos que el Museo viene desarrollando. En el espacio del salón, “De voces y de lenguas”, el audiovisual “Pequeños universos” de lenguas originarias y la instalación “Sonidos invisibles, palabras que tejen”. En el Jardín de los Naranjos, el programa de huerta agroecológica incluido en el proyecto de accesibilidad “Voces de la casa”, del cual el público puede participar a través de las convocatorias vigentes “Mandanos tu sueño” y “Dale vida al logo” (https://museorojas.cultura.gob.ar/).

Disfrutar cuidándonos

Este fin de semana continúa el ciclo al aire libre “Dibujando con Terry” con el taller Terry Touch, dirigido a lxs jóvenes de entre 12 y 17 años de Tilcara. En los patios y jardines abiertos al cielo de los Museos Nacionales, el público podrá disfrutar de jazz (Trío Marengo/Falcón/Varela) y música clásica (Tríada Lírica) en el Museo de Arte Decorativo, así como de un espectáculo musical infantil (Semillita) en el Museo Histórico Sarmiento, programados en colaboración con el Centro Cultural Kirchner, y de tango (Noelia Moncada) en el Museo Histórico Nacional. En la Manzana de las Luces, todos los domingos de noviembre se podrá visitar una ambientación en homenaje a la madre de la patria María Remedios del Valle en colaboración con los colectivos de afroargentinxs y con curaduría de Luanda, que incluye armado de altares, poesía visual, investigación lingüística, performances y música.

Todos los Museos Nacionales son gratuitos y siguen estrictas medidas sanitarias. Pueden visitarse con reserva previa de turnos en https://compartir.cultura.gob.ar/reapertura-consciente/.

Accedé a la PROGRAMACIÓN COMPLETA