17 de Octubre 1945-2021: 76 años de Revolución


“Presentí que la Historia estaba pasando junto a nosotros y nos acariciaba suavemente como la brisa fresca del río. Era el subsuelo de la Patria sublevada”.

Raúl Scalabrini Ortíz


Innecesario ya describir los pormenores, causas y antecedentes del aquel histórico 17 de octubre que montado en una interminable y espontánea marea humana construía un líder y el mayor movimiento político de la historia argentina (y de gran parte del mundo). Pero lo que resulta imprescindible conocer y rememorar son las consecuencias de aquella gesta que insertó de una vez y para siempre a un vasto sector de la sociedad argentina en el terreno de las decisiones políticas del país, ocupando un lugar que no abandonaría nunca más.

Cuando el Pueblo vio que la Justicia Social era posible y no sólo un sueño utópico, una vez que probó el sabor de la Justicia, ya no habrá vuelta atrás y no habrá manera de vencerlos.

El 17 de octubre de 1945 se sembró en nuestra historia política el germen de la revolución nacional y de su interpretación a través del Movimiento Nacional Justicialista. El Peronismo.

Pero no sólo fue un génesis político y social que transformó la vida de todos los argentinos, muchos conquistando derechos, pocos perdiendo privilegios. Se instaló también como un faro referencial para todos los sectores de la sociedad, que extiende sus efectos hasta nuestros días.

Ese 17 de octubre le enseñó a los trabajadores (activos y pasivos) que la fuerza de su unidad y su conciencia de clase no los convierte en una masa (como nos han querido hacer creer) sino en un movimiento incontenible, indetenible, en busca de sus derechos, su dignidad y libertad. En este trayecto de 76 años de historia, el peronismo ha resistido y subsistido como una fuerza política viva que ha sabido adaptarse a los vaivenes de la realidad, pero fundamentalmente porque ha sido fiel a su raíz y a esa voluntad revolucionaria que lo llevó a determinar, desde lo más profundo del Movimiento, que el Peronismo sería revolucionario o no sería nada.

Ese convencimiento, como un mantra político, es el que, a pesar de los golpes, de los fusilamientos, de los miles de compañeros muertos y desaparecidos, lo ha mantenido invencible. Porque se podrá matar hombres y mujeres, pero jamás se podrá matar una revolución.

Decimos que aquel 17 de octubre de 1945 transformó la vida de todos los sectores de la sociedad argentina, porque su mensaje llegó también a los sectores del privilegio. Llegó en forma de temor por el espectáculo, grotesco para ellos, de ese “aluvión zoológico” que les mandaba el mensaje de que ya no estaban solos en eso de tomar el país como propio. También era de los sectores populares que contaban con el Poder de movilización para defender y sentir como nunca a su Patria, que ya no era sólo de los oligarcas y la “gente linda”.

Lea también:   Chicas del 17 de Octubre con importantes resultados en Torneo Nacional de Mar del Plata

El 17 de octubre quedó instalado para el sector del privilegio como un aviso: el pueblo tiene la fuerza para defender sus derechos y conquistas, y para proteger a sus líderes. Quedó grabado a fuego en sus mentes de explotadores como un fantasma que no desean repetir. La repetición de un potencial 17 de octubre reeditado ha sido el freno histórico a su impunidad. Ha sido el límite que les impidió avanzar sobre Cristina, ya que a pesar de contar con toda la suma del Poder no se sintieron capaces de imaginar la reacción del Pueblo si avanzaban arbitrariamente sobre la conductora del Movimiento Nacional, como sí lo hicieron con otros compañeros que sufrieron su encierro y aislamiento.

El 17 de octubre de 1945 inicio la construcción de un puente político que tiene su cabecera original en la Plaza de Mayo llena de Pueblo; y que extiende esa construcción hasta esa misma plaza 76 años después.

La Historia del Peronismo sabe de conquistas y derrotas; de compañeros y de traidores, de logros y decepciones, de felicidad y de martirio. La Historia del Peronismo es una demostración de fuerza y de resistencia. Una realidad que partió la Historia democrática argentina en dos. Es la Historia de una voluntad que claramente aún está pendiente por concretarse.

Es por todo esto que los dirigentes y representantes populares tienen la responsabilidad de ser los canalizadores de esta fuerza, y no los neutralizadores de la misma. Porque también es cierto que, así como los fácticos le temen a la fuerza popular en un reeditado 17 de octubre, también los dirigentes sociales sienten ese mismo temor por el momento en que el Pueblo decida marchar con sus dirigentes a la cabeza o con la cabeza de sus dirigentes.

Por Evita y por Perón. Por Néstor y Cristina. Por las Madres y las Abuelas, y todos los muertos que entregaron su vida para que el Pueblo no fuera sometido a los intereses de unos pocos.

Lealtad a los principios soberanos del Pueblo y a todas aquellas que, al frente del Movimiento, lo sepan interpretar y traducir en hechos. Hasta la Victoria, siempre.

GPS