Mercenarios que lucharon por Ucrania se declaran culpables


Dos británicos y un marroquí son juzgados como mercenarios en un tribunal de Donetsk

Tres extranjeros que lucharon para las fuerzas ucranianas se declararon culpables de una serie de cargos en un tribunal de Donetsk el miércoles. Los ciudadanos británicos Shaun Pinner y Aiden Aslin, y el ciudadano marroquí Ibrahim Saadoun, se enfrentan a una serie de cargos, algunos de los cuales conllevan la posibilidad de la pena de muerte, tras ser capturados por las fuerzas de la República Popular de Donetsk (RPD) en la ciudad de Mariupol y sus alrededores.

La RPD, reconocida por Rusia en febrero, reclama la soberanía sobre las antiguas provincias ucranianas de Lugansk y Donetsk. Kiev todavía considera la tierra como parte de su territorio.

Aslin, Pinner y Saadoun se declararon culpables en virtud del artículo 232 del Código DPR, por «recibir entrenamiento con el propósito de llevar a cabo actividades terroristas». Pinner también admitió el cargo del artículo 323,  “acto de tomar el poder por la fuerza”.

Los tres dijeron que no eran culpables de ser mercenarios en un conflicto armado (artículo 430) o participar en una conspiración (artículo 34). Los procedimientos contra ellos en la Corte Suprema de la República Popular de Donetsk (DPR) comenzaron el lunes.

Lea también:
Alemania advierte de hambruna mundial

La RPD acusa a Ucrania de agresión militar contra el estado separatista, que declaró su independencia por primera vez en 2014 tras el golpe de estado respaldado por Estados Unidos en Kiev. Ambos británicos dijeron que habían luchado del lado ucraniano desde 2018.

Según las leyes de la DPR, la toma forzosa del poder conlleva una pena de 12 a 20 años tras las rejas, pero podría escalar a la pena capital debido a circunstancias agravantes en tiempos de guerra. Ser mercenario se castiga con una pena de prisión de tres a siete años.

Pinner y Aslin fueron capturados en Mariupol en abril, cuando las tropas rusas y de la RPD aislaron a una brigada de infantes de marina ucranianos a la que estaban adscritos. Los militantes neonazis ‘Azov’ resistieron en un complejo industrial de la ciudad portuaria del Mar Negro durante otro mes antes de rendirse el 20 de mayo.

Londres ha exigido que Aslin y Pinner sean tratados como prisioneros de guerra en virtud de los Convenios de Ginebra. Sin embargo, el DPR ha señalado que las convenciones solo se aplican a los soldados uniformados de un ejército nacional, no a los mercenarios extranjeros.

Fuente: RT.com