EEUU pierde poder en la OEA: México, Brasil y Argentina se rebelan por el conflicto en Ucrania


De la mano de Estados Unidos, la mayoría de los países del continente americano condenó enérgicamente la operación militar especial de Rusia en Ucrania debido a que, dijeron, no es una estrategia viable para resolver conflictos

Sin embargo, la hegemonía estadounidense en los foros americanos es cada vez más frágil. Esta vez, los Ministerios de Defensa de Brasil, Argentina y México emitieron reservas ante esta declaración mayoritaria, emitida durante la XV Conferencia de Ministros de Defensa de las Américas (CMDA), celebrada en Brasilia y en los márgenes de la Organización de Estados Americanos (OEA).

La postura de estos tres países es una clara disidencia hacia los lineamientos de la OEA, organismo creado el 30 de abril de 1948 para alinearse a los intereses de Estados Unidos, que en ese entonces buscaba que la «amenaza comunista» no se inmiscuyera en los Gobiernos de la región latinoamericana en medio de la Guerra Fría que sostenían Washington y sus aliados con el bloque comunista, principalmente representado por la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS).

Ante la postura mayoritaria de la CMDA, Argentina y Brasil discreparon y emitieron una reserva en la que aseguran que la Organización de las Naciones Unidas (ONU) es el único foro adecuado para buscar soluciones al conflicto entre Moscú y Kiev. México también se reservó su respaldo a la declaratoria al considerarlo no correspondiente al ámbito de acción de la CMDA.
Sputnik conversó con el historiador experto en estudios latinoamericanos, Javier Gámez, de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), para comprender las causas y consecuencias de la actitud rebelde de estas tres naciones latinoamericanas.

EEUU desea fortalecer su posición

Ante el crecimiento de propuestas distintas a la suya en materia de orden, Washington busca fortalecer su posición y sus alianzas internacionales, lógica en la que se inscriben las actividades de la Conferencia de Ministros de Defensa de las Américas (CMDA).

«Lo que está de fondo es la crisis de la globalización unilateral que había dirigido Estados Unidos junto con Inglaterra, en un primer momento, y después con Alemania desde los años 80», subraya el también socio activo de la Federación Internacional de Estudios sobre América Latina y el Caribe.

«[La postura oficial y mayoritaria de la CMDA] es una declaración que trata de fortalecer la posición estadounidense frente a este otro núcleo que se está abriendo ante la posibilidad de una globalización que ya no sea a partir de una visión propia y única de Estados Unidos. La nueva propuesta de globalización que se está haciendo coordinadamente o bajo sus propios intereses, es la que encabezan China y Rusia», añade.

La reunión multilateral celebrada en Brasilia está relacionada con las posiciones ideológicas de la Junta Interamericana de Defensa y de la propia OEA, un organismo donde siempre ha predominado la hegemonía estadounidense, califica Gámez.

«En ese marco, obviamente Argentina y México van a oponerse porque tienen Gobiernos actualmente que le dan mayor peso a la idea de la autodeterminación de los pueblos», distingue el historiador.

Además, si piden a Ucrania y Rusia que resuelvan sus diferencias por la vía pacífica, tanto Buenos Aires como Ciudad de México estiman que una conferencia de Ministerios de la Defensa no es el cuerpo adecuado para solicitar soluciones, afirma el especialista.
«Estos Gobiernos progresistas, estos Gobiernos populistas, para poder lograr sus propios fines de seguridad nacional y sus planteamientos de desarrollo, plantean que sí sea una verdadera institución la que dirima este tipo de asuntos», expone.

«Y obviamente no es un consejo de ministros de Defensa de América, sino que tiene que ser la ONU, que debería de ser, por su propia naturaleza y su propia constitución, el espacio más adecuado», subraya.