China afirma que «EE.UU. debe pagar un precio por la visita de Pelosi a Taiwán»


La presidenta de la Cámara de Representantes de EE.UU., Nancy Pelosi, arribó a la isla este martes en medio de las protestas de Pekín.

Washington debe asumir la responsabilidad por haber permitido la visita de la presidenta de la Cámara de Representantes de EE.UU., Nancy Pelosi, a Taiwán, declaró el viceministro de Exteriores de China, Xie Feng.

«La parte estadounidense debe pagar un precio por sus errores. China tomará decididamente las contramedidas y haremos lo que decimos», aseguró Xie.

El alto funcionario, que convocó al embajador estadounidense Nicholas Burns este martes para presentarle una fuerte protesta por la visita de Pelosi, indicó que cualquiera que trate de manipular el asunto taiwanés para obtener ganancias políticas, acabará fracasado y «clavado al pilar de la vergüenza en la historia».

Xie también urgió a Washington a rectificar las faltas y tomar medidas prácticas para eliminar los efectos negativos del viaje de Pelosi, así como dejar de interferir en los asuntos internos de China y no seguir una senda «equivocada y peligrosa».

La llegada de Pelosi al aeropuerto de Taipéi este martes provocó una movilización de equipos bélicos en la zona cercana a la isla, tanto por parte de China, Taiwán y Estados Unidos, intensificando temores sobre un posible conflicto militar.

El Ministerio de Asuntos Exteriores de China condenó «severamente» la visita a Taiwán de la legisladora estadounidense. Desde la Cancillería china califican la visita de Pelosi de «gran provocación política», que infringe la soberanía y la integridad territorial del país, al tiempo que representa «una seria violación» del principio de una sola China y de los tres comunicados conjuntos entre Washington y Pekín.

En paralelo, el Ejército Popular de Liberación de China (EPL) anunció que realizará «importantes ejercicios» con fuego real en seis zonas marítimas en torno a Taiwán y sus respectivos espacios aéreos entre el 4 y el 7 de agosto. Durante ese plazo de tiempo, se prohibirá la entrada de barcos y aviones a las áreas en cuestión por razones de seguridad.

La Casa Blanca se distanció del viaje de la legisladora citando la separación de poderes en EE.UU. y defendiendo la idea de que Pelosi decide por su propia cuenta las acciones que toma.

John Kirby, coordinador de Comunicaciones Estratégicas del Consejo de Seguridad Nacional de EE.UU. declaró en rueda de prensa este martes que la visita de Pelosi es «consistente con la política de una sola China» y Estados Unidos «se opone a cualquier cambio unilateral del status quo» en el asunto de Taiwán, y no apoya la independencia de la isla, y espera que las diferencias al respecto «sean resueltas por medios pacíficos».

Al mismo tiempo, Estados Unidos «continuará las operaciones en los mares y el cielo del Pacífico occidental, tal como ha hecho durante décadas, y seguirá apoyando a Taiwán, defendiendo un libre y abierto Indo-Pacífico, y buscará mantener la comunicación con Pekín», señaló Kirby.