ADOSAC: Paro de 48Hs.


Habiéndose concretado hoy la audiencia de conciliación de la que fuéramos notificados la semana pasada y tras no recibir de parte de los paritarios que representan al Consejo Provincial de Educación respuestas de ningún tipo a nuestras demandas salariales, laborales y pedagógicas; comunicamos que tal como lo resolvió el último Congreso Extraordinario de la ADOSAC, reunido en la localidad de San Julián el pasado día 13 de agosto; se convoca a una medida de fuerza de 48 horas para los días jueves 18 y viernes 19 de agosto.

Asimismo, queremos manifestar para conocimiento de toda la comunidad, que esta Organización Sindical prioriza de sobremanera las instancias de negociación entre las partes, mecanismo que entendemos no puede vaciarse de contenido si verdaderamente se pretende darle una salida al conflicto que hoy nos atraviesa. Que el encuentro de hoy es la tercera reunión a la que se nos convoca sin llevar respuestas a nuestros reclamos, que esta actitud de desprecio por el dialogo no respeta la buena fe negocial que supone la misma Ley de Conciliación a la que recurren para amedrentar al sector. Que al espacio de hoy asistimos sin medidas de fuerza como muestra de nuestra voluntad de dialogo y que lo único que recibimos de parte del Ejecutivo fueron arbitrariedades, actitudes y discursos antidemocráticos y antiobreros. Que la docencia y la comunidad educativa en general esperan que las autoridades del CPE muestren la altura y honestidad intelectual que se requiere para poder encaminar este conflicto que tiene a la educación de la provincia sumida en una de las mayores crisis de su historia, con salarios indignos los cuales están un cincuenta por ciento (50%) por debajo de la línea de pobreza y condiciones laborales y pedagógicas que conducen a una postergación absoluta.

Lea también:
ADOSAC propone una contraoferta

En este contexto, llamamos a la principal responsable de la crisis educativa que se vive, la Gobernadora de la Provincia, como así también a sus funcionarios en el CPE, a que puedan dimitir en las prácticas de incumplimiento legal con la que asisten a las negociaciones; el pueblo santacruceño se merece una inmediata resolución de este conflicto y para ello se necesitan verdaderas inversiones en salario, infraestructura y reconstrucción pedagógica las que permitan que nuestro sistema educativo pueda sanearse de la crisis en la que viene siendo sumergido hace años.