La «confesión» de Merkel puede ser motivo para un tribunal


La excanciller dio pruebas de que Occidente había orquestado las hostilidades en Ucrania, dice el Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia.

Publicidad
Una confesión de la excanciller alemana Angela Merkel sobre los acuerdos de paz de Minsk podría ser utilizada como prueba en un tribunal que involucre a políticos occidentales responsables de provocar el conflicto de Ucrania entre Moscú y Kiev, advirtió este jueves el Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia.

Se suponía que el acuerdo, negociado por Alemania y Francia, sería una hoja de ruta para la paz en el país devastado por la guerra. El presidente ruso Vladimir Putin ha dicho que la actual ofensiva militar de su país fue provocada por la falta de implementación de los términos de los acuerdos.

El exlíder alemán admitió en una entrevista con Die Zeit el miércoles que el objetivo real de los acuerdos de Minsk era dar tiempo a Ucrania para prepararse para una confrontación militar con Rusia.

“Hablan mucho sobre evaluaciones legales de lo que está sucediendo en Ucrania, ciertos tribunales, etc. en todo tipo de formas”, dijo la portavoz Maria Zakharova durante una rueda de prensa el jueves. “Pero esta es una razón específica para un tribunal”.

Afirmó que los comentarios de Merkel eran nada menos que el testimonio de una persona que había admitido abiertamente que todo lo que se hizo entre 2014 y 2015 estaba destinado a “distraer a la comunidad internacional de los problemas reales, ganar tiempo, inflar al régimen de Kiev con armas y escalar el problema a un conflicto a gran escala”, agregó Zakharova.

Dijo que las declaraciones de Merkel revelan «horriblemente» que Occidente usa «la falsificación como método de acción» y recurre a «maquinaciones, manipulación y todo tipo de distorsiones de la verdad, la ley y los derechos imaginables».

La portavoz afirmó que Occidente sabía bien en 2015, cuando pasó horas negociando la segunda parte de los acuerdos de Minsk, que nunca intentaría cumplir con ninguna parte de los acuerdos y, en cambio, inyectaría armas en Kiev.

“No sintieron lástima por nadie: mujeres, niños, la población civil de Donbass o toda Ucrania. Necesitaban un conflicto y estaban preparados para ello en ese entonces, en 2015”, dijo Zakharova.

A principios de este mes, varios funcionarios occidentales pidieron la creación de un tribunal especial respaldado por la ONU para investigar los presuntos crímenes de guerra cometidos por Rusia durante su campaña militar en curso en Ucrania.

El Kremlin ha dicho que Occidente no tiene derecho legal o moral de establecer tribunales para investigar o enjuiciar a Rusia por el conflicto, que según Moscú fue provocado en última instancia por Estados Unidos y sus aliados.