El jefe del Estado Mayor británico reconoce que la ayuda a Ucrania debilita el Ejército


Luego de que el Gobierno de Reino Unido anunciara el envío de 100 vehículos blindados a Ucrania, el jefe militar del Estado Mayor, Patrick Sanders, reconoció que la decisión debilitará temporalmente la artillería de su país.

Publicidad
El general admitió la vulneración de las Fuerzas Armadas de su país con el respaldo a Ucrania en un mensaje interno enviado a las tropas, el cual fue citado por la British Broadcasting Corporation, mejor conocida como BBC.

«No hay duda de que nuestra decisión impactará en nuestra capacidad de movilizar el Ejército contra la aguda y perdurable amenaza que presenta Rusia, y de alcanzar nuestras obligaciones con la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN)», apuntó Sanders en el mensaje interno citado por el medio británico.

Sin embargo, Sanders también consideró que el fortalecimiento de la línea ucraniana con armamento británico derivará en un aumento de la seguridad para el Reino Unido, pero subrayó que es vital para la armada de su país la restauración oportuna de sus recursos de combate.

Además, el titular del Ministerio de Defensa británico, Ben Wallace, reconoció en la Cámara de los Comunes la necesidad de reinvertir en las capacidades militares del país europeo, tras el envío de tanques a territorio ucraniano.

La BBC interpretó el mensaje interno de Sanders como una insinuación para que el presupuesto del Gobierno británico reconsidere la modernización del Ejército.El medio radiofónico Times Radio consultó al teniente general retirado Simon Mayall para analizar la declaración del jefe del Estado Mayor, y el exfuncionario militar consideró que no será suficiente el envío del equipo a Ucrania, sino que para asegurar que no se trate de recursos inactivos es necesario un proceso de capacitación en su uso.

Consideró que en los hechos el Ejército británico está involucrado a nivel operativo con el conflicto en Ucrania, lo que vuelve más necesario apresuar las capacitaciones.

También reconoció un desafío para las arcas británicas en la entrega de ayuda militar a Ucrania. «El presupuesto no está diseñado para entregar tanques y materiales a los ucranianos», por lo que la Tesorería debe hacerse cargo de solventar el problema, consideró Mayall.

Sin embargo, consideró que el Reino Unido no debe tomar riesgos en la defensa de sus intereses, por lo que confió en la capacidad de Sanders de equilibrar la situación.